REVIEWS - ANTONIO SEGUÍ

Centre Pompidou, Paris
By Avena, Patricia
REVIEWS - ANTONIO SEGUÍ
Figura mayor de la escena artí­stica latinoamericana, residente en Parí­s desde los años 60, Antonio Seguí­, es un personaje, como sus hombres con sombrero, bigote fino y traje, que con elegancia recorren las superficies multicolores. Reconstruir su vida artí­stica y personal es una tarea muy difí­cil, puesto que conectadas estrechamente no es fácil darse cuenta donde empieza una y donde termina la otra. El Musée National d'art Moderne, Centre Pompidou, Parí­s, enaltece al artista con la primera retrospectiva en Francia de su obra sobre papel. La exposición reúne alrededor de cien obras, de los años 50 a nuestros dí­as y presenta los diferentes aspectos y técnicas empleados, pluma, carboncillo, pastel, óleos y acrí­licos sobre papel encolado, como la serie "Man in the city" jamás mostrada en Francia. Pone en evidencia una obra donde el humor y la poesí­a desafí­an todos los estilos preestablecidos.
En la pintura se refleja su mundo, constituido por las herencias multiculturales que acumuló a través de sus viajes por América latina, Africa del Norte, España y Francia.
La figuración caracteriza la obra de Seguí­ desde sus inicios, imponiéndose como el recurso irreversible a su expresión poética; donde sus personajes arrancados al tiempo y al espacio guardan los espejismos que nos atrapan en un juego alternativo donde se mezclan lo racional y lo burlesco. Seguí­ se burla de lo que ve, y dirige a término seguro un juicio sobre ese espectáculo, pero en lugar de entregarse a un discurso solemne, prefiere una caricatura ácida que le permite crear un cuadro provocador, dejando un cierto margen al azar que él prefiere favorecer.
La noción de verticalidad será una constante en sus cuadros, donde una multitud de personajes masculinos con sombrero, a menudo de perfil, busto inmóvil y piernas desmesuradamente abiertas, circulan en las ciudades donde abundan casas, coches y aviones. Deambulando frenéticamente dentro de una estructura arquitectónica donde se yuxtaponen espacios incoherentes y donde toda lógica de armoní­a ha desaparecido. En la obra de Seguí­, la búsqueda del medio más apropiado a sus requerimientos estéticos y la exploración de las cualidades plásticas de la materia, será una constante creativa. Como también lo será la ambigüedad, caracterí­stica recurrente, a través de la cual el artista juega con la interpretación del espectador, plasmando un espacio de concepción naturalista pero al que antepone una pantalla: que oculta o semioculta el espacio posterior.
Sus obras obligan a una mirada penetrante para intentar dilucidar las pautas reales y ficcionales que el artista entrelaza a través de la figuración calidoscópica, donde la perspectiva, como la escala de proporciones no tiene una razón de ser.