REVIEWS - WIGGIN VILLAGE

The Moore Space, Miami Design District
By Rinder, Larry
REVIEWS  - WIGGIN VILLAGE
Wiggin Village, que se presenta en The Moore Space en Miami hasta el 31 de marzo, es la más reciente colaboración entre los artistas residentes en Providence Jim Drain y Ara Peterson, que comenzaron a trabajar juntos hace casi una década, cuando eran estudiantes en la Escuela de Diseño de Rhode Island. El interés de Peterson en el "ensamblaje demente" y los filmes abstractos se combinó con la sensibilidad humorí­stica y el deleite en la técnica de Drain para crear una poderosa ejecución hí­brida. Durante años, ambos artistas se han interesado en la naturaleza evocativa de los materiales corrientes hechos a mano. Su obra se caracteriza por los procesos que demandan mucho tiempo y que dan por resultado formas que son fí­sicamente poderosas y ricas desde el punto de vista óptico, y que a menudo incorporan componentes "artesanales", tales como cuentas e hilos. Wiggin Village desarrolla muchas de las inquietudes anteriores de Drain y Peterson, al mismo tiempo que introduce nuevas técnicas, formas y temas.
En medio de la concatenación rococó de Wiggin Village, los artistas han colocado obras discretas que se convertirán en los habitantes e incidentes de esta extraña comunidad imaginaria. Estas obras incluyen las proyecciones de video y las formas abstractas hechas con cuentas de Peterson y los objetos totémicos de Drain cubiertos con mortajas tejidas. Aun cuando se desarrollan en un espacio que podrí­a parecer extremadamente ultramundano, la inspiración para muchas de estas obras surge del mundo real poblado por personas, plantas y animales. Existe la sensación de que cada pieza, ya sea ésta totalmente abstracta o tenga la apariencia fí­sica de una figura, es una manifestación de alguna fuerza emocional independiente y a menudo innombrable. La fascinación compartida de Drain y Peterson por la resonancia de la forma y la conciencia, la tensión entre dimensiones de representación y con la sugestión subliminal de la narración, les permite trabajar juntos para crear un alboroto carnavalesco de la imaginación, que es al mismo tiempo, un todo pensado e integrado.