Reviews - FIAC 2004

Porte de Versailles, Paris
By Avena, Patricia
Reviews - FIAC 2004
Criticada y a menudo mal dirigida durante los últimos años, la FIAC en su trigésimo primera edición sin interrupciones desde 1974, pertenece incontestablemente al reducido club de ferias internacionales más antiguas, junto con Art Cologne y Art Basel. Este año, más internacional que en ediciones anteriores, se deja recorrer dentro de una gran diversidad; cuando la mayorí­a de las ferias están orientadas exclusivamente al arte contemporáneo, la FIAC presenta los movimientos históricos del siglo XX, las grandes corrientes del arte contemporáneo de la posguerra, las nuevas tendencias, el arte emergente y el cutting-edge. Abundante en novedades y ambiciones, ofrece un recorrido por 214 galerí­as que provienen de 24 paí­ses a descubrir, tanto de Europa del Este, como del Oeste, de América del Norte, del Sur y Asia. La FIAC 2004 promete así­ dejar sus huellas y preparar el terreno para una nueva era estética.
Entre las novedades, un nuevo sector, Future Quake, término inspirado en la frase de André Breton Toute oeuvre est un tremblement du futur, llega para acentuar la rama ultra-contemporánea tradicionalmente representada por el sector Perpespective. Reservado a una selección de 20 galerí­as internacionales con un máximo de tres años de existencia, ofrece la oportunidad de descubrir la creación de jóvenes artistas cuyas obras no deben exceder un valor de 5.000 euros. De diferentes horizontes, las galerí­as presentes reflejan una gran variedad de contextos culturales y estéticos. Entre videos, dibujos y pinturas, los stands, donde la tendance se libera desde todos los horizontes, se muestran llenos de imaginación. La galerí­a Alcuadrado - Bogotá, Colombia- con una exposición colectiva, apuesta a la identidad con las fotografí­as de Oscar Muñoz, en las que un dibujo va desapareciendo de una fotografí­a a la otra; es la repetición que se pone a prueba frente a la mirada del espectador. Los hermanos Ivan y Yoan Capote, galerí­a Habana-Cuba, presentan una seria de obras realizadas especialmente para la FIAC; motivados por el problema de la guerra; sus obras emanan una mezcla de poesí­a y tensión. Si bien se criticó el dejar de lado la nueva generación en un hall aparte donde el público clásico no se atreve a desplazarse, hubo quienes vieron esto, por el contrario, como una demarcación positiva. Confirmada después de ver el entusiasmo del público.
El sector Perspectives compartió el nuevo espacio con Future Quake y conoció un auge excepcional. Participaron 33 galerí­as que presentaron proyectos artí­sticos desmesurados como la instalación Speculation Pavilion, del artista mexicano José Dávila -Galerí­a Valérie Cueto-, o la obra de Geert Mul - Galerí­a Ronmandos, Rótterdam - cuya instalación interactiva titulada The Library of Babel, que hace referencia a la biblioteca infinita descripta en la novela de Jorge Luis Borges, llamó la atención del público constantemente.
Privados del espacio intimista de Vidéo Cube, disuelto en beneficio de un espacio creado para el sector Design, los fans tuvieron grandes dificultades para encontrarlos diseminados por los diferentes stands. Reputados difí­ciles de vender y al mismo tiempo fáciles de producir, los videos han comenzado estos últimos años a caer dentro de clichés visuales y de un cierto academicismo, como por ejemplo con las escenas de género cotidianas. En cambio las muestras individuales permanecieron de actualidad -Henri Michaux, Daniel Pommereulle- y la foto perdió terreno frente a una pintura renovada que ganó y conquistó la tendencia de este año.
Fuertemente criticada en su trigésima edición -mal organizada y polvorienta- la FIAC sufrí­ó una merma en su concurrencia con la creación de la nueva feria londinense Frieze Art Fair. Rejuvenecida, con un nuevo comité de pilotaje y una nueva directora artí­stica -Jennifer Flay-, presenta un panorama apasionante de la creación moderna y contemporánea internacional. Si bien esta 31ª edición se inscribe dentro de una profunda renovación, con un sentimiento de gran energí­a donde todas las condiciones están dadas para que parezca la feria que todos desean ver, falta mucho por hacer. Sin embargo, no se puede cambiar todo en sólo nueve meses.