LLUVIA DE RECORDS

Subastas de Arte Latinoamericano
By Villasmil, Alejandra
LLUVIA DE RECORDS

Los resultados de las subastas de arte latinoamericano de mayo pasado refrendaron la tendencia ascendente de un mercado en el que participan cada vez más compradores estadounidenses. La fortaleza se vio reflejada en cifras récord de venta para la casa de remates Sotheby's, así­ como en los precios históricamente altos alcanzados por varios artistas, entre ellos Frida Kahlo, Fernando Botero y Francisco Zúñiga.
La venta de Sotheby's totalizó 23.001.200 dólares, el recaudo más alto hasta ahora alcanzado en una subasta de arte latinoamericano, y muy por encima de su estimado preliminar, que era de 14,6 a 19,8 millones de dólares. Para Carmen Melián, directora del departamento de Arte Latinoamericano de Sotheby's, se trata de un "hito" en la historia de estas subastas, alcanzado por la expansión del mercado en las dos últimas décadas.
La estrella en Sotheby's fue Frida Kahlo, cuya pintura Raí­ces, un pequeño óleo sobre metal realizado en 1943, se vendió en 5,6 millones de dólares, rompiendo así­ el doble récord de la artista y el del precio pagado por una obra de arte latinoamericano en una subasta. El anterior récord de Kahlo, de cinco millones de dólares, pertenecí­a a su pintura Autorretrato, vendida en Sotheby's en el 2000.
Raí­ces muestra a Kahlo reclinada en un paisaje estéril, echando al suelo raí­ces que salen de su torso y de las que fluye su sangre como sí­mbolo de vida. La pintura no habí­a salido al mercado público y permaneció durante más de veinte años en una colección norteamericana. Tras una puja breve, fue adquirida ví­a telefónica por un comprador que prefirió el anonimato.
Otro artista que marcó récord en esta temporada fue Fernando Botero, curiosamente en ambas casas de remates. En Christie's, el artista colombiano vendió Los músicos (1979) por dos millones de dólares, cifra que igualarí­a la noche siguiente en Sotheby's con un óleo de la misma temática, titulado Cuatro Músicos (1984). Con este precio de venta -que superó su récord de 1,5 millones de dólares obtenido en 1992 por la venta de La Casa de las Gemelas Arias (1973)-, Botero mantiene su posición como el artista latinoamericano vivo que mejor se cotiza en subasta.
En la venta de Christie's, que totalizó los 16.327.520 dólares, destacó además el récord de 1,3 millones de dólares para una obra en papel del cubano Wifredo Lam. El dibujo, Sin tí­tulo (1944), muestra a una figura femenina fusionándose con plantaciones de tabaco y azúcar, y empuñando un cuchillo que destella bajo la luz tropical.
Las esculturas de Botero también tuvieron un buen desempeño. Su monumental obra en bronce, Pájaro (1988), alcanzó un récord de un millón de dólares al ser adquirida por un marchante estadounidense ví­a telefónica, tras una puja dinámica entre varios postores en la sala de Sotheby's. Christie's ofreció tres piezas, de las cuales dos se ubicaron en la lista de las diez mejor vendidas: Naturaleza muerta con sandí­a (1976-1977), en 374.400 dólares, y Caballo (2003), adquirido por un coleccionista mexicano en 408.000 dólares.
Melián comentó que las esculturas de Botero siguen siendo muy buscadas en el mercado público, y que Pájaro, que pertenece a su perí­odo temprano, cautivó a varios postores por "su gracia, su duende y su actitud".
Una de las grandes sorpresas de esta temporada de subastas fue el récord de 3,7 millones de dólares alcanzado por el escultor costarricense-mexicano Francisco Zúñiga por la venta de un conjunto de figuras monumentales de bronce titulado Cuatro Mujeres de Pie (1974). La obra, adquirida en la sala por una mujer que prefirió el anonimato, tení­a un estimado máximo de 900.000 dólares, y el precio pagado superó con creces el récord del artista, que era de 411.000 dólares.
Del maestro mexicano Rufino Tamayo, sobresalieron varias pinturas vendidas en Christie's, entre ellas Naturaleza muerta con dominós (1931), por 531.200 dólares; Postre (Naturaleza muerta con vasos y pudí­n de fresas) (1939), por 475.200 dólares; Mujer (1944), por 396.800 dólares; y Tres personajes en blanco (1971), por 441.600 dólares.
Según Virgilio Garza, director del departamento de Arte Latinoamericano de Christie's, "los altos precios pagados por el dibujo de Lam y por Naturaleza muerta con dominós y Postre de Tamayo apuntan hacia un mercado que es cada vez más susceptible a la procedencia de las obras, ya que estas tres nunca habí­an salido a subasta, y esto, sin duda, contribuyó a que varios coleccionistas compitieran por ellas".
Los artistas asociados a los movimientos cinético y concreto, entre ellos Luis Tomasello -que marcó un récord-, Jesús Rafael Soto y Julio Le Parc, también alcanzaron precios de venta sólidos. Otros artistas que establecieron récord fueron Leonora Carrington y Cándido Portinari, por su obra en papel, y Tomás Sánchez, Rodolfo Morales y Mathias Goeritz, por sus pinturas.

(*) Corresponsal senior en Nueva York de la revista Arte al Dí­a Internacional.