REVIEWS - GRIMANESA AMORÓS

Lee Building (harlem), New Cork
By Villasmil, Alejandra
REVIEWS - GRIMANESA AMORÓS
Un teatro de sombras chinescas protagonizado por animales de la selva es el que ha creado la artista peruana Grimanesa Amorós (Lima, Perú, 1962) en su instalación de arte público Frente Feroz. La artista transformó un piso completo del Edificio Lee, ubicado en el mí­tico barrio de Harlem, en un "safari urbano", un panorama donde figuras de animales de cartón cobran vida y se convierten en sombras móviles y amenazantes mediante la proyección de luces de colores. La instalación, de carácter permanente, fue encargada por el propietario del edificio, Eugene Giscombe, un apasionado de los animales exóticos y salvajes. Frente Feroz abarca doce ventanas y puede apreciarse desde la calle al caer el sol. La obra se funde con la siempre vibrante y bulliciosa vida callejera del Harlem, una zona que fascina a Amorós desde la adolescencia, cuando viví­a en Perú. La instalación consiste en siluetas de cartón de elefantes, leones, serpientes, venados y otros animales que parecen flotar a través de los cristales, apareciendo y desapareciendo en medio de un espectáculo de luces controlado y programado por una computadora. La animación de las figuras comienza al anochecer y termina al amanecer, lo que hace de esta obra una experiencia estrictamente nocturna. Debido a su ubicación, Frente Feroz llama la atención tanto de los peatones que circulan por las calles del Harlem como de quienes viajan en el tren Metro North, cuyos rieles están suspendidos en una plataforma elevada adyacente al Edificio Lee. A nivel sensorial, la obra de Amorós se debate entre polos opuestos, esto es, entre la luz y la sombra, lo juguetón y lo terrorí­fico, lo presente y lo ausente. Frente Feroz es, además, un trabajo que ejemplifica la nueva dirección que está tomando la obra de Amorós, que tradicionalmente trabaja sus esculturas e instalaciones en su taller para luego instalarlas en museos y galerí­as. La artista, que reside en Nueva York desde hace muchos años, dice haber encontrado en el arte público uno de los canales más directos e inmediatos para comunicarse con el espectador.