RICARDO PASCALE

Vestigios del Pasado
 
El encuentro de Ricardo Pascale con las maderas duras de los bosques de América del Sur, más especí­ficamente de Brasil, Paraguay y Uruguay, no es el de un carpintero o leñador en busca del árbol perfecto, sino el de un artista a la búsqueda de vestigios del pasado.
By Damián, Carol
RICARDO PASCALE
El encuentro de Ricardo Pascale con las maderas duras de los bosques de América del Sur, más especí­ficamente de Brasil, Paraguay y Uruguay, no es el de un carpintero o leñador en busca del árbol perfecto, sino el de un artista a la búsqueda de vestigios del pasado. Las maderas que elige son objetos encontrados, vestigios olvidados de pasados abusos, cortes, formas y funciones. Deterioradas por la acción del tiempo, curtidas y marcadas por cicatrices, son maderas con carácter e historia, a la espera de que el artista las dote de nueva vida y un nuevo significado estético. Pascale es el mago y el shaman, poseedor de los poderes transformadores que le permiten metamorfosear aquello que ha sido objeto de severo abandono en objetos plenos de belleza y significado. A través de la reconstrucción y la nueva construcción, la inspiración y el simbolismo poético, las referencias a lo antiguo y lo moderno y una extraordinaria destreza técnica, Pascale modifica el pasado para crear arte para el presente.
Ricardo Pascale nació en Montevideo, Uruguay, en 1942 y es muy respetado no solamente como artista sino también por su exitosa carrera en el mundo de la economí­a y las finanzas. Interesado en el arte desde la infancia y habiendo cursado estudios de pintura y dibujo en la década de 1980, se inclinó hacia la escultura en forma relativamente tardí­a en los años noventa. Continúa ocupando los más altos cargos dentro del ámbito financiero de su paí­s al mismo tiempo que ha alcanzado éxito como artista, habiendo presentado numerosas exposiciones y obtenido premios en todo el mundo. Su nexo con las singulares e influyentes tradiciones artí­sticas de Montevideo y la Escuela del Sur informa su obra y su desarrollo creativo, y no se puede descartar, al contemplar sus esculturas, el aporte del Arte Constructivo, ni tampoco una particular reverencia por las reglas de la abstracción y los materiales inherentes a la historia artí­stica de la ciudad.
El legado del Constructivismo uruguayo (Arte Constructivo) se manifiesta en una variedad de formas, que van desde las más sutiles a las más evidentes. La escultura de Pascale recalca las funciones extra-estéticas de cada pieza. La discusión acerca del carácter particular del material debe anteponerse aun a la atención concedida a la abstracción y a la asociación de ésta con un lenguaje simbólico para las Américas y su diálogo con el pasado. Pascale utiliza maderas duras que implican una tarea ardua y demuestran su habilidad para vencer su resistencia y lograr crear una obra de arte. Las maderas del bosque nativo, especialmente las del lapacho, curupay, ibirá pita e ibiraró del Paraguay, se encuentran en estado natural y como materiales recuperados. La madera misma, antes y después de la intervención del artista, funciona dentro de un vasto sistema metodológico de referencias inserto en la totalidad mayor de la historia y el mito. Objetos primordiales, figurillas, monumentos arquitectónicos, tótems y otros artefactos del pasado vienen a la mente cuando nos enfrentamos a la fuerza de estas obras. Aun cuando la mayorí­a tiene un significado universal, las referencias al lenguaje cultural de los Andes son más evidentes en sus piezas con forma de estelas, sus trabajos en relieve y sus formas de dimensiones monumentales. De las ásperas superficies de las maderas surgen ruinas incaicas marcadas por las cicatrices del tiempo y ostentando grabados de efigies y motivos. Los diseños textiles y los ornamentos y detalles arquitectónicos definen un nuevo medio de construcción abstracta trasladado de su contexto original a la madera.
Todas las estructuras latentes en los objetos creados por Pascale se basan en un sentido de ordenamiento y construcción geométricos aplicado a representar una serie de motivos abstractos que recuerdan sí­mbolos de vida prehistóricos y formas naturales y celestiales. Sin embargo, también conservan huellas de referencias a lo actualmente existente en su vitalidad y modernismo. Las formas se convierten en metáforas de un paisaje primitivo y un universo cósmico, así­ como de la intervención humana y la consecuente destrucción. Su esencia nos transporta a los orí­genes de la humanidad, al mismo tiempo que nos recuerda la devastación del presente, una situación particularmente significativa en la Región Andina, que ha tenido que soportar la conquista en tantos niveles. Ruedas, tótems, pirámides, señales y artefactos representan formas mí­nimas, reducidas a lo elemental para arribar a lo esencial. La herencia del Taller de Torres-Garcí­a y su tradición y lenguaje constructivistas es evidente en los objetos plasmados y tallados por Pascale, que revelan el mismo énfasis en la pureza de la visión y de la concepción. Cada forma demanda que se preste atención al equilibrio, el movimiento, la tensión y la intuición con respecto al material. Las formas, que van desde lo biomórfico y orgánico hasta lo definitivamente creado por el hombre, también hacen referencia a la geometrí­a y las matemáticas (lo cual no es sorprendente tratándose de un experto en finanzas).
Pascale también experimenta con materiales en complejos mosaicos y taraceas que ayudan a la madera a adquirir una nueva identidad como algo diferente, el micro y/o el macro nivel aunados en una pieza terminada.
El ensamblaje (assemblage) también es particularmente interesante en sus monumentos públicos de grandes dimensiones realizados en exteriores. La madera adquiere un nuevo significado que resulta no sólo de su carácter especí­fico -gastada e irregular, tal como se presenta al ser encontrada- sino también por su reconversión en objetos de gran tamaño cargados de energí­a y vitalidad, y entendidos como poderosas confrontaciones con el espectador y con el medio. Estas obras contrastan con la naturaleza que las rodea, al mismo tiempo que preservan su significado esencial como fuente de todos los materiales. Ricardo Pascale respeta cada aspecto de la madera, desde sus orí­genes autóctonos hasta su rol simbólico y redefinido como obra de arte.
Ricardo Pascale nació en Montevideo, Uruguay, en 1942. Comenzó a estudiar dibujo y pintura de niño y ha continuado desarrollando esa actividad con diversos grados de énfasis desde entonces. Representó a Uruguay en la XLVIII Bienal de Venecia, Italia, y también representó a su paí­s en la Bienal de Cuenca. Se pueden encontrar esculturas suyas de grandes dimensiones en espacios públicos en todo el mundo, desde Dresden, Alemania, hasta la ciudad de Nueva York. Representa a Ricardo Pascale en Uruguay la Galerí­a de las Misiones, y en Los Estados Unidos hace lo propio Sammer Gallery, de Miami.