Reviews - Frida Khalo

Museo Dolores Olmedo Patiño, México
By Calzada, Mima
Reviews - Frida Khalo
Cada vez que nos encontramos ante la obra de un artista reflexionamos en qué o cuáles fueron los motivos que le llevaron a una determinada creación. En el caso de Frida Kahlo, podemos decir que su etapa como pintora y los motivos que la llevaron a serlo, inician de un hecho concreto: el accidente de 1925. Poco antes de éste, su vida giraba en torno a su cí­rculo de amigos y los estudios dentro de la Escuela Nacional Preparatoria. Quizá en aquel momento estaba muy lejos de pensar que su vida tomarí­a un rumbo diferente y que se convertirí­a en pintora.
Los primeros cuadros de Frida fueron retratos de sus amigos y vecinos de Coyoacán o de la preparatoria, entre éstos figura el Retrato de Alicia Galant, en cuyo reverso aparece la siguiente leyenda Mi primera obra de arte, Frida Kahlo, 1927. Años más tarde, en 1929, se presentó ante Diego Rivera, para mostrarle algunos de esos cuadros, mismos que motivaron la admiración del pintor y su interés por ella, con quien contrajo matrimonio pocos meses después. La relación con Diego amplió su panorama, no sólo artí­stico, sino también personal.
Su pintura catalogada algunas veces como surrealista o naif (ingenuo), muestra un enorme apego a la vida y un profundo arraigo a la cultura nacional, í­dolos precolombinos, animales -sustitutos de los hijos que no tuvo-, y trajes tí­picos fueron constantemente representados por ella en sus no más de doscientos cuadros, que no rebasaron, salvo en pocas ocasiones, el formato pequeño, donde se concentra toda la angustia, dolor y emoción que la rodeó.
La colección que presenta el Museo Dolores Olmedo Patiño, con motivo del 50 aniversario del fallecimiento de esta artista, ha viajado por distintas partes del mundo y, entre los paí­ses que se ha presentado, se encuentran Francia, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Suecia, Suiza, Italia y España.