GENTE DE ARTE

Daniel Azoulay
GENTE DE ARTE

Para que el arte de América Latina crezca y se desarrolle hace falta una conjunción de factores -museos, coleccionistas, instituciones públicas y privadas, crí­ticos de arte especializados, profesores universitarios, periodistas especializados, galeristas y marchands, y polí­ticas públicas y privadas- que contribuyan para lograrlo.

Es una cuestión de actitud y de aptitud. El aporte de los crí­ticos y de la comunidad académica permite establecer un sistema de valores, hacer públicas pautas que los pongan en evidencia; tener en cuenta los procesos históricos y los ví­nculos universalistas. El arte es universal pero, al mismo tiempo, se nutre de las particularidades de cada pueblo o región. El arte latinoamericano ha logrado superar la época en la que únicamente se lo consideraba por su rareza o particularidad. Hoy participa de los estilos internacionales y se suma a procesos más amplios del mundo del arte, sin dejar de lado sus aspectos originales, que son los que lo distinguen.

Los galeristas y marchands que apuestan a su validez como lenguaje plástico asequible a los públicos más amplios realizan una labor de difusión y de persuasión muy importante.

Apuestan a un futuro, ya que el crecimiento del mercado de arte permitirá un desarrollo más sostenido del arte latinoamericano, restimulando a la creatividad de los artistas.

Por eso hemos recogido su opinión.

El arte ¿está globalizado?

¿Cree usted en la globalización del arte?

Sí­, se ha globalizado con la iniciación de la Internet, con la fotografí­a y el ví­deo. Creo que la globalización del arte es aceptable si puede beneficiar a los artistas y a las comunidades que los apoyan.

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

Sí­, creo que la pintura es aún un medio vigente, aunque haya sido influencida por la fotografí­a como fuente de la imagen real. Continúa siendo ampliamente utilizada y no ha sido totalmente reemplazada por la cámara.

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

En términos de reconocimiento en el mercado internacional, mi opinión es que el arte latinoamericano aún no ha sido adecuadamente encauzado; todaví­a se lo presenta "a granel"; la selección deberí­a ser más rigurosa.