REVIEWS - PEPE LÓPEZ

Fernando Zubillaga Galería de Arte, Caracas
By Miguel, Miguel
REVIEWS - PEPE LÓPEZ
En un espacio rectilí­neo e impoluto, de paredes y techos blancos con piso de cemento mate, la recién inaugurada sede de Fernando Zubillaga Galerí­a de Arte exhibe las más recientes propuestas de Pepe López (Caracas, 1966), obras bidimensionales de mediano y gran formato cuyos puntos focales de diminutos cí­rculos multicolores de diferentes diámetros o simples lí­neas de variadas longitudes y espesores destellan ante el ojo. A primera vista, y sobre todo el gran mural realizado simple y hermosamente en papel bond blanco puro con perforaciones y cortes geométricos que se puede divisar desde la calle, estas obras parecen ser ejercicios formales de carácter constructivo, pero en la medida en que el espectador se acerca a ellas, descubre un significado gráfico que va más allá de la geometrí­a pura.
Cartografí­as y mapas inexistentes, imaginados por el artista, nos revelan zonas geográficas que aluden, según señala el autor "a la condición efí­mera y vulnerable de nuestra existencia." Estas enormes piezas en papel, construidas con decenas y decenas de hojas tamaño carta unidas una al lado de la otra, formando un gran ensamblaje sin fin en cada uno de sus extremos, se pliegan en formato mí­nimo para ser depositadas en maletines ejecutivos o maletas de viaje y que pueden ser transportadas a otras latitudes, cumpliendo la doble función de mapa-guí­a de imaginarias e improbables culturas y destinos.
En otra serie de obras, un conjunto de botellas recicladas de reconocidas marcas comerciales de bebidas gaseosas, alcohólicas o de detergentes lí­quidos, López reinventa sus contenidos y funciones eliminando la etiqueta original y convirtiendo estos traslúcidos recipientes de vidrio en agigantados frascos de perfumes que se pueden beber y que a la vez funcionan como cockteles molotov, jugando así­ con la simbologí­a preexistente y desviando "nuestro ángulo de observación sobre los bienes desechables que produce la industria cultural."
En una acción realizada durante la exposición, titulada Echando un "macadam", el artista invitó a la diseñadora de ambientes musicales D.A.M. Lupita Plata a participar en esta obra en proceso, participativa y lúdica, a que ejecutara sonidos musicales condicionando y guiando al público a participar, extendiendo a toda la superficie del piso de la galerí­a tiras y retazos de papel de desechos de imprenta colocados inicialmente en una gran pila en el centro del espacio.
Ingeniero civil de profesión y con estudios de filosofí­a, Pepe López ha desarrollado una obra con identidad propia, de carácter investigativo y experimental, que sorprende por su capacidad de reinventarse constantemente, pero es quizás con esta serie de trabajos recientes que este joven creador define un lenguaje visual y conceptual único que lo sitúa hoy por hoy entre los artistas plásticos latinoamericanos más interesantes y prominentes de su generación.