REVIEWS - LUIS LIZARDO

Sala Mendoza, Caracas
By Miguel, Miguel
REVIEWS - LUIS LIZARDO
Después de varios años sin realizar una exhibición individual, Luis Lizardo (Caracas, 1956) expone, bajo la curadurí­a de Ruth Auerbach y Sandra Pinardi, una serie de obras tridimensionales recientes con el tí­tulo de "Charcos, mantos, nubes...". Conocido como pintor nato, realizador de una obra pictórica distintiva que irrumpe en la década de los años ochenta, cuando la pintura prevalecí­a a nivel internacional, Lizardo sorprende con un conjunto de piezas realizadas con materiales "povera" como el papel o sus derivados y otras fibras naturales, iniciando así­ un camino hacia lo que posiblemente sea su mejor obra. Suspendidos con hilos de nylon transparente desde el techo, estos hermosos y sugerentes tejidos flotan en el espacio sugiriendo cuerpos de nubes y masas inertes de fragmentos de elementos naturales que parecen ser vistos, ampliados, a través de un microscopio. Estas estructuras, todas de colores neutros como el blanco, el negro, el beige o el gris, se expanden y crecen a través de decenas y decenas de argollas o cadenas conformadas por cintas de un mismo espesor y longitud que se entrelazan entre sí­ como si fueran moléculas que se multiplican, creando volúmenes y atmósferas que parecieran no tener peso corporal. Algunas de estas esculturas están realizadas con papeles impresos y encontrados como recortes de revistas o empaques comerciales. Parecen estar congeladas en el espacio o crean sensaciones de continuar creciendo en volumen.
En una pequeña sala de la galerí­a flotan sutil y armónicamente como si fueran diminutas nubes de algodón que dialogan entre sí­, creando una suerte de instalación de inenarrable belleza. Piezas circulares colocadas directamente sobre el piso sugieren charcos, estanques o lagunas, cuyas aguas congeladas ondulan y reflejan el brillo, los orificios o las imágenes impresas de los materiales con que están hechas.
Es indudable que a pesar de que con este trabajo creador inédito Luis Lizardo aporta un nuevo eje al arte contemporáneo de Venezuela, la sana influencia directa, indirecta o intuitiva de esa artista excepcional que es Gego, se hace evidente.