REVIEWS - BIENAL PORTO ALEGRE

Porto Alegre, Brazil
REVIEWS - BIENAL PORTO ALEGRE
Historias del Arte y del Espacio se titula la V Bienal del Mercosur que se lleva a cabo en Porto Alegre, Brasil, hasta el 4 de diciembre.
Paulo Sergio Duarte, su curador general, ha elegido un tema abierto y clásico de la Historia del Arte que ha sido abordado sin distinción de nacionalidades, fronteras geográficas o polí­ticas.
En el Santander Cultural se exhibe uno de los siete vectores en los que está dividida la Bienal: De la Escultura a la Instalación- Núcleo Histórico. Reúne 14 artistas paradigmáticos del Constructivismo presidido por la escultura de Max Bill (1908-1944) premiada en la Primera Bienal de San Pablo (1951), artista que influyó en el surgimiento del Concretismo en Brasil. Hay obras de Franz Weissmann (1911-2005) que marcó el pasaje del Concretismo al Neo-Concretismo, Carmelo Arden Quin (Uruguay, 1913), figura relevante del Arte Madí­, Enio Iommi (Argentina,1913), uno de los fundadores del Arte Concreto-Invención, el gran constructivista brasileño Sergio Camargo (1930-1990), la instalación del uruguayo Nelson Ramos en la que pintura y objetos se interrelacionan.
Completan la exhibición los grandes artistas del Neoconcretismo brasileño Arthur Pisa, Hélio Oiticica, Lygia Clark, Wyllis de Castro y el mejicano Ulises Carrión.
En el MARGS (Museo de Rí­o Grande do Sul) se incluyen obras pictóricas de artistas brasileños, entre otros, Alfredo Volpi, Mira Schendel, Amí­lcar de Castro, la chilena Matilde Pérez y el argentino Juan Melé.
Si bien en el arte actual hay una disolución de los lí­mites, el espacio del arte se ha vuelto inestable, la distancia que aislaba la obra de arte y apelaba a la subjetividad del receptor ha sido anulada, creemos positiva la idea curatorial de agrupar las obras sin distinción de nacionalidades pero su no identificación se contradice con los ambiciosos objetivos educativos propiciados por la Bienal: la capacitación de 2500 profesores y la concurrencia prevista de 200.000 alumnos.
Los inmensos Almacenes del Puerto reúnen los vectores De la Escultura a la Instalación- Núcleo Contemporáneo, Direcciones en el Nuevo Espacio, La Persistencia de la Pintura y Fronteras del Lenguaje.
De este último vector en el que intervienen cuatro artistas no pertenecientes al área latinoamericana destacamos una conmovedora video-instalación de Marina Abramovic (Belgrado, 1946). Parte de ella muestra un coro de 200 niños dirigido por un esqueleto cantando una canción que exalta el amor, la esperanza, la solidaridad, una verdadera ironí­a sobre el rol de las Naciones Unidas respecto a los paí­ses del Tercer Mundo.
De otros vectores destacamos a los brasileños Carlos Fajardo, una pasarela de espejos, la mega escultura de Iole de Freitas en acero y policarbonato pintado, las nueve camas de cemento de trágico contenido de Sirón Franco, Ernesto Neto, creador de un espacio de gran tensión compuesto de sogas. Es imperdible la escultura-instalación-video de Patricio Farí­as y su crí­tica a la sociedad de consumo.
Alexandra Andrade (Bolivia) presenta una conjunción visual-olfativa de aparente inocencia: imágenes del barroco colonial realizadas en chocolate. Pero un video de gran carga erótica muestra a la artista ejerciendo un acto de antropofagia. La vida es Ilusión para Raquel Schwartz (Bolivia) y su casita de peluche rosa, muebles, artefactos sanitarios y utensilios, se escucha el canto de los pájaros, un mundo ideal donde protegerse de la alienación.
Del conjunto argentino destacamos la obra de Román Vitali, en el registro de la obra anteriormente mencionada, un Camping kitsch realizado en cuentas acrí­licas facetadas donde "lo siniestro acecha en un contexto aparentemente bucólico", según la curadora Eva Grinstein. De Silvia Rivas Todo lo de Afuera, una filmación de una performance en la que cuerpos amontonados pugnan por zafar unos de otros, condenados a no encontrar la salida.
En la Usina del Gasómetro hay una gran concentración de fotografí­as, performances, arte en red y videos, pero es imposible en este espacio referirse a las obras de 174 artistas, algunas olvidables y otras que se recordarán porque establecen una verdadera comunicación con el contemplador.
Amí­lcar de Castro (Minas Gerais, 1920-2002), uno de los más importantes escultores brasileños de la segunda mitad del siglo XX, es el artista homenajeado de la Bienal. La caracterí­stica de su extraordinaria producción es el corte y doblado de la chapa de acero, los "sólidos geométricos" en acero, roca y madera que ocupan diversos espacios y un sólido geométrico de 9 toneladas de mármol que luce su blancura frente al rí­o Guaí­ba.
Los curadores de la Bienal son Paulo S. Duarte, Gaudencio Fidelis y José F. Alves (Brasil), Eva Grinstein (Argentina), Cecilia Bayá (Bolivia), Justo Pastor Mellado (Chile), Felipe Ehrenberg (México), Ticio Escobar (Paraguay) y Gabriel Peluffo (Uruguay).