REVIEWS - CICERO DIAS

Maison de L’Amérique Latine, Paris
By Avena, Patricia
REVIEWS - CICERO DIAS
El pintor Cí­cero Dias, el más francés de los pintores brasileños del siglo XX, abrió oficialmente el Año de Brasil en Francia con una exposición en la Maison de L'Amérique Latine; que enaltece al artista con la primera retrospectiva realizada en Francia. Reúne un conjunto de sesenta y cinco acuarelas y pinturas provenientes de colecciones privadas y públicas. Presenta las obras de los años 1920-1930 realizadas durante sus primeros veinte años de actividad artí­stica anteriores a su instalación en 1937 en Parí­s, época en que rompe definitivamente con su periodo figurativo para formar parte desde 1946 del movimiento geométrico abstracto presentado por la galerí­a Denise René donde expondrá periódicamente.
El imaginario exhuberante del nordeste brasileño, la luminosidad del paí­s, las mujeres o la cultura popular de Rí­o de Janeiro están presentes en las pinturas y acuarelas de este maestro de la abstracción geométrica nacido en Pernambuco en 1907. Artista con espí­ritu de innovación, buscó su propio camino a través de las corrientes y tendencias del arte europeo del siglo XX, preocupándose por conseguir siempre la semejanza con la realidad. En 1925 parte a Rí­o de Janeiro, donde estudia arquitectura y pintura; allí­ frecuenta los grupos intelectuales y artí­sticos de la época. Se vincula con los modernistas de San Pablo, Mario de Andrade, Tarsila do Amaral, Oswald de Andrade... En 1931, con solo 24 años, Cicero Dias terminó la obra que hubiera bastado para darle fama el resto de su vida, un cuadro mural gigantesco "Eu vi o mundo... ele comení§ava no Recife", donde hacia una genealogí­a de su tierra, con el que asombró a todos los que asistieron al Salón Nacional de Arte de Rí­o de Janeiro
Es en Francia en 1937, paí­s que elige para vivir hasta su muerte en el año 2003, donde se vinculará con grandes figuras artí­sticas -Picasso, Braque, Matisse, Léger- e intelectuales -Paul Eluard-. En la década de 1940 en Portugal, realiza un estudio comparativo entre la cultura portuguesa y brasileña y produce obras que presentan un dialogo entre lo figurativo y lo abstracto, donde a pesar del geometrismo aparecen elementos vegetales. En esa época pinta cuadros que tienen por motivos elementos vegetales partiendo del género de la naturaleza muerta, como también obras que revelan el impacto causado por el "Guernica" de Picasso.
Después de 1950 predominan los cuadros abstractos, donde se destacan formas geométricas -rectángulo, circulo-, preocupación por la luz y colores claros en una gama cromática evocativa de la naturaleza nordestina. Paralelamente a los cuadros abstractos realiza obras de carácter lí­rico, en su mayorí­a figuras con rostros sutilmente iluminados en colores suaves, especialmente blanco. Aún en sus pinturas más abstractas era fácil reconocer en el color la memoria de Recife que le acompañó inmutable, mientras por su vida desfilaban décadas y estilos -primitivismo, abstracción, lirismo, geometrí­a...-.
La mayor parte de sus obras del perí­odo 1920-1930 están compuestas de dibujos y acuarelas, donde obtiene una delicadeza de efecto que en una pintura al óleo no hubiese conseguido. Inicialmente de un simbolismo explí­cito e inequí­voco, sobrepasa una técnica de elaboración exacta y minuciosa. Con lí­neas fluidas y libres, en esta fase busca la realidad interior del hombre transitando entre lo real e imaginario, procurándose un estilo propio. La producción de este perí­odo está compuesta de figuras con elementos dispares de lugares comunes y tradicionales. La apariencia real de los objetos y del cuerpo humano son una tentativa de arrancar al observador de su complaciente confianza en la realidad. En esta época, exhibe una abundancia de imágenes que revelan una especie de diario poético en donde lo individual y colectivo se entrelazan.
Cí­cero Dias falleció en Parí­s a los 95 años. Siempre le incomodó ser catalogado, "...la palabra moderno, ¡no quiere decir nada!", pero desde hace tiempo se sabí­a el último eslabón del modernismo brasileño.