REVIEWS - SARAH LUCAS

Barbara Gladstone Gallery, New Cork
By Villasmil, Alejandra
REVIEWS - SARAH LUCAS
De apariencia simple, cruda, pero ricos en significado, los ensamblajes de Sarah Lucas son sofisticados comentarios sobre la condición de mujer y la sexualidad femenina. La exhibición God is Dad, que marcó el regreso de la artista británica a Nueva York en más de siete años, reunió una docena de ensamblajes de moderada escala que entran en el discurso de los asuntos de género con una estética que hace referencia al surrealismo de René Magritte y al Arte Povera. Conocida por su asociación al movimiento acuñado Young British Artists (YBA), Lucas provoca al espectador con las grotescas -y, a veces- agresivas asociaciones entre cuerpo y sexo y con ese toque de humor negro que suele caracterizar a los rebeldes jóvenes británicos. No son muchos los elementos empleados para construir sus personajes o situaciones. Con unos pocos ready-mades o partes intercambiables que funcionan como sí­mbolos, la artista va articulando un código que expresa su forma de ver y entender la sexualidad femenina. Baldes de metal, pantys de nylon color piel, bombillas, bases metálicas de camas, botas y zapatos de tacón alto vaciados en concreto y ganchos de ropa construyen metáforas e imágenes irónicas -a veces burlescas, a ratos vulgares- de la condición de mujer. Los tí­tulos de las piezas son elocuentes. En Spread Yourself little table, Lucas perfila la figura femenina con unos tacones de concreto que calza en delicadas pantys, estiradas hasta formar un torso. Un gancho de ropa es la claví­cula de esta mujer expuesta sobre la mesa. Con estas obras, rudas, directas, Lucas continúa su investigación sobre la cualidad antropomórfica de los objetos, iniciada en 1992 con su tableau titulado Dos huevos fritos y un Kebab, en la que un kebab se convierte en vagina y un par de huevos fritos en los senos de una mesa que hace de cuerpo.