GENTE DE ARTE

Mariangela Capuzzo
GENTE DE ARTE

Para que el arte de América Latina crezca y se desarrolle hace falta una conjunción de factores -museos, coleccionistas, instituciones públicas y privadas, crí­ticos de arte especializados, profesores universitarios, periodistas especializados, galeristas y marchands, y polí­ticas públicas y privadas- que contribuyan para lograrlo.

Es una cuestión de actitud y de aptitud. El aporte de los crí­ticos y de la comunidad académica permite establecer un sistema de valores, hacer públicas pautas que los pongan en evidencia; tener en cuenta los procesos históricos y los ví­nculos universalistas. El arte es universal pero, al mismo tiempo, se nutre de las particularidades de cada pueblo o región. El arte latinoamericano ha logrado superar la época en la que únicamente se lo consideraba por su rareza o particularidad. Hoy participa de los estilos internacionales y se suma a procesos más amplios del mundo del arte, sin dejar de lado sus aspectos originales, que son los que lo distinguen.

Los galeristas y marchands que apuestan a su validez como lenguaje plástico asequible a los públicos más amplios realizan una labor de difusión y de persuasión muy importante.

Apuestan a un futuro, ya que el crecimiento del mercado de arte permitirá un desarrollo más sostenido del arte latinoamericano, restimulando a la creatividad de los artistas.

Por eso hemos recogido su opinión.

El arte ¿está globalizado?

¿Cree usted en la globalización del arte?

Creo que se está haciendo un gran esfuerzo por globalizar el arte, pero el mercado de arte sigue siendo local. A partir de "Magiciens de la Terre", la exposición ofrecida en el Centro Pompidou en 1989, ha habido una creciente tendencia por parte de los curadores a presentar a la "globalización" misma como su tema central. La Documenta 10 abordó esta cuestión a través de su propuesta sobre Temas Urbanos; la Documenta 11 incluyó Cinco Plataformas, que se presentaron alrededor del mundo y culminaron con la muestra Instalación, presentada en Kassel, y en la reciente Bienal de Venecia se intentó unificar problemas globales interconectando a múltiples curadores y artistas de todas partes del mundo. Sin embargo, aunque los temas elegidos por los curadores se han centralizado en la "Globalización", la realidad es que el mundo del arte está altamente mercantilizado, y un artista sin una base de ventas, una galerí­a en el mundo desarrollado o una red de apoyo curatorial, no será incluido en estas exposiciones. En otras palabras, aun cuando se están creando y presentando plataformas artí­sticas globales, el mercado del arte no se ha globalizado todaví­a. Sin embargo, como resultado de la creciente globalización de otros sectores económicos, los mercados de arte regionales recibirán más cobertura y promoción.

Sí­, creo en la globalización del arte. Creo en la creación de plataformas que presenten y exploren las diferencias culturales. Sin embargo, también creo firmemente qua ha llegado el tiempo de resistir la tentación de definir a los artistas según su nacionalidad.

Sí­, el tema de la globalización y su significado e importancia desde el punto de vista polí­tico sigue siendo crucial en un mundo económicamente dividido, pero debemos volver a la imaginación del artista y priorizar las preocupaciones estéticas y polí­ticas de los artistas por sobre su origen.

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

La esencia de la expresión en las artes visuales se encuentra en la pintura. Ha sido la base de la creatividad desde los tiempos de las pinturas rupestres, y como tal, continúa siendo un medio poderoso. Esto puede verse en la obra de Elizabeth Peyton, Jenny Saville, y otros importantes artistas. Sin embargo, tanto los artistas como los espectadores han tenido que trascenderla a fin de tomar conciencia de su valor estético y primordial. Creo que este "desplazamiento" desde la pintura hacia un tipo de representación artí­stica más conceptual refleja la necesidad de la sociedad de ir más allá de lo básico para satisfacer la necesidad de "evolucionar". De todos modos, cuando todo haya sido dicho y hecho, "la pintura sobrevivirá y trascenderá los lí­mites del tiempo y de otras formas de expresión".

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

Aunque las obras de los artistas latinoamericanos "clásicos modernos" de la primera generación, tales como Matta, Lam, Rivera y Kahlo hayan sido incluidas en subastas internacionales y las más significativas hayan obtenido más de un millón de dólares, el arte latinoamericano, como todo arte que se produzca fuera de los centros de arte de Norteamérica o Europa aún encuentra considerable dificultad para ser reconocido y valorado. Sin embargo, la actual concentración de la atención en la globalización que evidencian los curadores ha servido para integrar a los artistas latinoamericanos contemporáneos en una realidad internacional, creando así­ una conciencia y una aceptación en el ámbito internacional. La inclusión de obras de artistas latinoamericanos contemporáneos como Ernesto Neto, Félix González-Torres y Guillermo Kuitca en las exposiciones y colecciones de importantes museos da testimonio del reconocimiento de la calidad estética inherente en las obras de los artistas latinoamericanos.