GENTE DE ARTE

Berenice Arvani
GENTE DE ARTE

Para que el arte de América Latina crezca y se desarrolle hace falta una conjunción de factores -museos, coleccionistas, instituciones públicas y privadas, crí­ticos de arte especializados, profesores universitarios, periodistas especializados, galeristas y marchands, y polí­ticas públicas y privadas- que contribuyan para lograrlo.

Es una cuestión de actitud y de aptitud. El aporte de los crí­ticos y de la comunidad académica permite establecer un sistema de valores, hacer públicas pautas que los pongan en evidencia; tener en cuenta los procesos históricos y los ví­nculos universalistas. El arte es universal pero, al mismo tiempo, se nutre de las particularidades de cada pueblo o región. El arte latinoamericano ha logrado superar la época en la que únicamente se lo consideraba por su rareza o particularidad. Hoy participa de los estilos internacionales y se suma a procesos más amplios del mundo del arte, sin dejar de lado sus aspectos originales, que son los que lo distinguen.

Los galeristas y marchands que apuestan a su validez como lenguaje plástico asequible a los públicos más amplios realizan una labor de difusión y de persuasión muy importante.

Apuestan a un futuro, ya que el crecimiento del mercado de arte permitirá un desarrollo más sostenido del arte latinoamericano, restimulando a la creatividad de los artistas.

Por eso hemos recogido su opinión.

El arte ¿está globalizado?

¿Cree usted en la globalización del arte?

Considero que el arte contemporáneo asume hoy una postura globalizada, alimentándose de la cultura material y espiritual de un pueblo, y produce reflexión sobre la manera generalizada en que se constituye la cultura.

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

Sí­, la pintura sigue siempre vigente y nunca morirá. La pintura no se agota en manifestaciones vanguardistas.

¿Considera usted que sigue vigente la pintura?

El arte latinoamericano es respetado en todo el mundo y la producción cultural hoy no es la misma que hace 20 años. Internet favoreció mucho el diálogo internacional en el mercado de las artes plásticas.

La producción brasileña tiene una identidad, resultado de la influencia de artistas como Hélio Oiticica, Ligia Clark, Cildo Meirelles, en jóvenes artistas extranjeros, asumiendo un lugar importante en el contexto mundial.