COLECCIONISMO

Juan E. Cambiaso
El crecimiento y la consideración creciente del arte latinoamericano mucho le debe al coleccionismo. Gracias a los coleccionistas que se han especializado en reunir obras de artistas latinoamericanos contemporáneos, el mercado de arte se está desarrollando con gran empuje y celeridad.
COLECCIONISMO

El crecimiento y la consideración creciente del arte latinoamericano mucho le debe al coleccionismo. Gracias a los coleccionistas que se han especializado en reunir obras de artistas latinoamericanos contemporáneos, el mercado de arte se está desarrollando con gran empuje y celeridad.

Por todo el continente hallamos coleccionistas, por lo general jóvenes y de mediana edad que centran sus interés en los artistas de América Latina. Es, probablemente una cuestión de idiosincracia, que halla en ellos una manifestación de identidades compartidas. Es como si se sintieran reflejados y expresados por esos artistas, considerados astillas de un mismo palo, con creencias, sí­mbolos y percepciones compartidas.

Para los creadores constituye un verdadero estí­mulo, al saberse reconocidos por un público propio. Como este coleccionismo se extiende cada dí­a más, da lugar a un crecimiento acelerado del mercado de arte latinoamericano.
El testimonio directo de algunos de estos coleccionistas lo hallamos en las páginas que siguen.

¿Qué lo motiva a Ud. a coleccionar arte latinoamericano?
Con mi mujer coleccionamos mayormente arte argentino en tres
vertientes: pintores de La Boca, Nueva Figuración de los 60 y arte de pintores vivos de reciente realización. La primera vertiente por origen familiar, y por haber conocido yo a los pintores; la segunda por ser la época en que la Argentina se parecí­a más al mundo; y la tercera por compromiso con la contemporaneidad.

¿Bajo qué criterio armó su colección?
La búsqueda del placer de ver y poseer, la alegrí­a de compartir, la reminiscencia de cosas valiosas y momentos memorables, la validación de las raí­ces, y la construcción y reconstrucción permanentes de un paisaje doméstico y del lugar de trabajo motivantes.